¿Cuáles son las mejores posturas para dormir?

Llegados a este punto, ya tendríamos que tener más que asumido, que dormir nos va a acompañar el resto de nuestras vidas, y que no hay porque lamentarse, ya que conocemos ampliamente los beneficios de un sueño reparador.

Es muy frecuente levantarse por la mañana con dolor de espalda (generalmente lumbares) o dolor de cuello (cervicales), estos son algunos de los problemas que podremos evitar si dormimos en una posición correcta. Una postura correcta, nos ayudará a no sobrecargar la espalda o determinados músculos que posteriormente podemos sentir adoloridos una vez despertamos.  

A continuación vamos a explicar cuáles son las mejores posturas para dormir y porque es recomendable que las usemos durante nuestro ciclo de sueño.

Dormir de lado

El decúbito lateral o dormir de lado, es la postura más adecuada para el descanso ya que ayuda a aliviar problemas como el reflujo gástrico, los ronquidos y la dificultad respiratoria.

Chico durmiendo de lado

Esta postura también favorece el drenaje linfático, encargado de  mantener los líquidos corporales en equilibrio y defender al cuerpo de las infecciones.  El sistema linfático es una parte primordial del sistema inmunitario de nuestro cuerpo.

Por contra, esta posición puede producir presión sobre las extremidades, generando estrés en músculos y nervios.

Dormir boca abajo

También conocida como decúbito prono, está considerada la postura menos adecuada. Esta posición causa que la zona cervical esté sometida a un gran estrés debido a una excesiva rotación de la columna vertebral que podría llegar a provocarnos dolencias más serias como, tendinitis, lumbalgia, cervicalgia, entre otras.

Chica durmiendo boca abajo

Dormir boca arriba

Durmiendo en esta posición, el cuerpo se mantiene relajado y no ejerce ninguna presión sobre la columna vertebral.

La columna vertebral se mantiene recta, en una posición natural, que puede evitar en gran medida que aparezcan dolores de espalda, obviamente en esta postura resulta importante tener un buen colchón y almohada. Es importante mantener la cabeza más elevada que el cuerpo, evitando de este modo, sobrecargar cuello y cervicales, además de que ayudará a reducir la acidez estomacal.

Chico durmiendo boca arriba

Por contra, esta postura no resultaría recomendable para personas que sufran apnea del sueño, ya que al mantener la cabeza por encima del resto del cuerpo, estamos también provocando cierta tensión en las vías respiratorias, pudiendo llegar a dificultar el flujo de aire.

Otra cosa a tener en cuenta, es que esta posición favorece a los ronquidos.

Dormir en posición fetal

Es la postura que la mayoría de gente adopta al dormir. La columna vertebral adopta una curvatura poco natural, y de ser muy pronunciada, puede causar dolores de espalda. También puede dificultar la respiración y generar tensión en el cuello.

Chica durmiendo en posición fetal

Expertos recomiendan el uso de un cojín entre las rodillas, para aliviar la tensión que provoca esta postura.  

En resumen, la postura perfecta no existe, aunque si unas mas recomendadas y otras menos recomendadas. Es importante señalar, que si estamos sanos, debemos dejarnos guiar por nuestro cuerpo, siguiendo una postura natural, por lo que probablemente aquella postura que te genere mayor comodidad, acabe siendo la más adecuada para ti.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *